Aunque antiguamente se consideraba que la creatividad se trataba de una capacidad natural, que no podía mensurarse, desde los trabajos de Torrance al respecto en los años sesenta se sabe que se trata de una aptitud o habilidad específica que, además, puede enseñarse. Sin embargo, una gran parte de nuestros sistemas escolares actuales (salvo honrosas excepciones) reprimen la creatividad. La innovación creativa es una habilidad esencial tanto para conseguir una mejora de los procesos intelectuales de los alumnos como para el futuro de los estudiantes en el mercado laboral, la evolución de la economía global, así como para el avance de todos los aspectos necesarios para el progreso de cualquier país, en general.

Gran parte de la responsabilidad de la actual falta de creatividad y, por lo tanto, de innovación, se encuentra en los sistemas educativos tradicionales, que enseñan a dar una única respuesta correcta ante un problema. Pero todos los estudios de los últimos cincuenta años nos indican que es preciso asumir la creatividad como parte del aprendizaje, a fin de que, ante un problema, nuestros alumnos y futuros creadores de la buena marcha de un país sepan utilizar las estrategias más eficaces, y usar la curiosidad y el pensamiento divergente como parte natural del proceso de aprendizaje.

A fin de conseguir estos objetivos hemos considerado oportuno que, especialmente desde el ámbito del trabajo en la escuela con los alumnos con altas capacidades intelectuales, se alcance el objetivo de la introducción de una educación generalizada de la creatividad en nuestras escuelas, junto con todas las demás intervenciones educativas que estos niños precisan: enriquecimiento curricular, talleres, planes individualizados...

En estas jornadas nos aplicamos sobre todo en la creatividad y en la flexibilización o aceleración, procediendo a la presentación de los estudios realizados por los Grupos de Trabajo de Altas Capacidades del COPC (Colegio Oficial de Psicología de Catalunya) y del COPEC (Colegio de Pedagogos de Catalunya) al respecto de estas dos medidas, y concentramos el tema de las mesas redondas alrededor de estas dos maneras concretas de intervención curricular aplicadas a los alumnos con altas capacidades intelectuales.

Las IV Jornadas Nacionales de Altas Capacidades: Educación y Creatividad comenzaron con la intervención de cuatro personalidades: Carme Altés Riera, jefa del Servicio de Atención a la Diversidad y la Inclusión del Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, que expuso la visión oficial que este Departament tiene sobre la atención a los alumnos con altas capacidades; Rafael Homet Ventayol, Diputado Delegado de Educación; Andrés González Bellido, vicepresidente de la sección de Psicología de la Educación del COPC, que habló sobre todos los inconvenientes que los psicólogos se encuentran para identificar e intervenir con estos alumnos; y M. Victòria Gómez Serés, vicepresidenta del COPEC, que nos indicó también los avances y problemática de este colectivo desde el punto de vista del Colegio de Pedagogos de Catalunya.

Posteriormente, se llevó a cabo la conferencia inaugural a cargo de Sylvia Sastre (Catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de la Rioja. Co-Fundadora de la Sociedad Española para el Estudio de la Superdotación [SEES] y Fundadora de la Asociación Profesional para la Investigación y Desarrollo de la Alta Capacidad Intelectual [APIDACI] de la Rioja. Directora del Programa de Enriquecimiento Extracurricular en la Rioja) sobre «Alta Capacidad y Creatividad: un enfoque desde el Neuroconstructivismo», seguido de una Mesa Redonda sobre aceleración, coordinada por Leopold Carreras, coordinador, así mismo, del Comité sobre Aceleración del GTAC, que expuso los resultados iniciales obtenidos de un estudio realizado con alumnos acelerados en Catalunya los últimos diez años, así como los comentarios hechos por sus tutores. En esta mesa redonda, participantes de diferentes escuelas, Equipos de Asesoramiento Psicopedagógico, de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía e incluso una alumna que había sido acelerada tres veces a lo largo de su escolaridad, expusieron sus puntos de vista, concluyendo que, efectivamente, esta medida educativa es altamente beneficiosa para superdotados y talentos académicos, confirmándose en Catalunya los resultados que se habían obtenido con el metaanálisis llevado a cabo con estudios de todo el mundo desde la Universidad de Iowa mediante el Informe Templeton.

Por la tarde tuvimos otra Mesa Redonda sobre la introducción de la creatividad en nuestras escuelas, coordinada por Milagros Valera, pedagoga especialista en altas capacidades y coordinadora de un estudio sobre creatividad realizado en escuelas de toda Catalunya por la Comisión de Creatividad del GTAC, que contó con representantes de diversos centros educativos de primaria y secundaria de Catalunya, Andalucía y Galicia, descubriendo las muy diversas y sorprendentes maneras que existen de aplicar la creatividad en nuestras escuelas.

Posteriormente participaron miembros de FANJAC (Fundació d’Ajuda a Nens i Joves amb Altes Capacitats) junto con representantes del Comité de Secundaria del GTAC, exponiendo los resultados obtenidos al trabajar con alumnos de secundaria, seguidos de una película realizada por algunos de los niños de esta asociación, que nos revelaron sus sentimientos acerca de los problemas educativos encontrados a lo largo de su escolaridad, así como de la falta de creatividad habida en su educación.

Finalmente, los coordinadores de los GTAC del COPC (Leopold Carreras) y del COPEC (Mónica Fernández) hicieron un breve resumen de las conclusiones de estas exitosas jornadas, animando con sus palabras a toda la población de profesionales implicada en la educación de nuestros niños a introducir las intervenciones educativas analizadas a lo largo del día que se han mostrado más exitosas para trabajar con niños con altas capacidades intelectuales.

Leopold Carreras-Truñó
Psicólogo educativo
Coordinador del Grupo de Trabajo de Altas Capacidades (GTAC) del COPC